Vibbo: segunda mano y sostenibilidad

vibbo campaña street marketing #vibbosostenible

La economía colaborativa no solo ha cambiado la forma de consumir, sino también a los propios consumidores. Son muchas las personas que al utilizar plataformas como la nuestra lo hacen por un motivo económico, pero también, cada vez más, por la convicción de que dando una segunda vida a los objetos contribuyen a una economía más sostenible.

El nuevo consumidor está muy comprometido con el respeto al medioambiente y sitúa la sostenibilidad por encima de otros intereses. En los dos últimos años, en vibbo hemos querido acercarnos más a nuestros usuarios y ofrecerles una alternativa de consumo responsable, potenciando el comercio de proximidad gracias a la tecnología. Por ello, nos hemos posicionado varias veces a favor de un sistema más sostenible, y en este sentido en 2016 empezamos a estudiar el impacto positivo que causa en el medioambiente las compraventas de segunda mano.

El estudio Second Hand Effect de vibbo

En este sentido, en 2017 hemos llevado a cabo la segunda edición del estudio Second Hand Effect, para analizar la cantidad de CO2 ahorrada en el último año comprando y vendiendo objetos de segunda mano en vibbo. Según este informe, elaborado en colaboración con el Instituto de Investigación Medioambiental de Suecia (IVL), el consumo de segunda mano en España redujo el impacto medioambiental en 700.000 toneladas de CO2 en 2016, el equivalente a producir 2,8 millones de sofás. Una cifra destacada pero que corría el riesgo de quedar diluida en un mar de información.

El consumo de segunda mano en España redujo el impacto medioambiental en 700.000 toneladas de CO2 en 2016, el equivalente a producir 2,8 millones de sofás

Y es que el nuevo consumidor no solo está más concienciado sino también más informado. Podemos hablar de un consumidor experto: este tiene a su alcance una gran cantidad de información accesible a través de distintos canales. Sin embargo, ante tal diluvio de datos, es muy difícil conseguir que el consumidor realmente retenga la información que se le quiere trasladar. El reto al que nos enfrentamos consiste en ir más allá del consumo de masas y adoptar estrategias de comunicación que causen un impacto individual.

Campaña vibbo SOStenible

De este modo, pensamos que era importante que el consumidor no solo viera en este estudio un dato más que fuera a olvidar al término de la semana, sino mostrárselo en persona. Es decir, implicar al usuario para que advirtiera que ese dato hablaba de él, de su forma de consumir y sobretodo, del beneficio que podemos llegar a generar al medioambiente.

Por ello, y para conseguir este impacto real, iniciamos la campaña vibbo SOStenible pensada para llegar a nuestro consumidor a través de diferentes canales, tanto online como offline. Es así como pusimos en marcha el primer contador de CO2 en streaming instalado en nuestra plataforma, para calcular, en tiempo real, cuanto CO2 estaban ahorrando las personas que compran y venden productos de segunda mano.

Pusimos en marcha el primer contador de CO2 en streaming para calcular, en tiempo real, cuanto CO2 estaban ahorrando las personas que compran y venden productos de segunda mano.

Además, llevamos la acción a la calle para concienciar al consumidor de que, con sencillos gestos como vender objetos de segunda mano se puede aportar un granito de arena a un tipo de consumo más sostenible. El eje vertebrador de la campaña fue un sofá, uno de los productos más vendidos en vibbo y cuya producción genera importantes cantidades de CO2, concretamente 250kg. Durante 3 días un sofá sostenible elaborado con césped artificial estuvo circulando por las calles de Madrid y Barcelona, despertando un gran interés y curiosidad entre las personas, a las que se les animaba a vender su sofá en vez de tirarlo en el momento en que quisieran renovarlo.

Esta acción de street marketing también la trasladamos a las redes sociales, a la que nuestros usuarios podían sumarse subiendo una foto del sofá que algún día venderían en vibbo junto al hashtag #vibbosostenible. Para impulsar la participación, contamos con influencers que se unieron a la causa sostenible y colgaron sus fotografías en sus perfiles sociales.

La buena participación obtenida en esta campaña nos muestra la gran necesidad de este tipo de acciones, en las que el consumidor es el protagonista, para conseguir su implicación y plena concienciación, en esta ocasión, en el vínculo existente entre la sostenibilidad y la segunda mano.

 

Etiquetas: , , , , ,

Magalí Rey