Estrategia SEO: ¿Qué puntos son importantes abordar?

Una estrategia de SEO es el proceso de organizar el contenido de una manera que permita a los motores de búsqueda leer tu sitio web e indexar su contenido. Sin embargo, si tu objetivo es crear una estrategia fructífera, debes comprender los principales tipos de SEO y las formas de usarlos todos juntos para aparecer en los primeros resultados de búsqueda.

Los tipos básicos de SEO incluirían:

  • SEO on page. Se centra en el contenido que está “en la página” y en cómo optimizarlo para ayudar a impulsar la clasificación del sitio web en base a palabras clave específicas.
  • SEO off page. Aquí hablamos de los backlinks que apuntan a una web desde otras fuentes. Crear enlaces de alta calidad significa que tu sitio web está recomendado por fuentes relevantes y autorizadas. Todo ello ayuda a generar confianza ante los ojos de un motor de búsqueda, y a posicionarnos de forma óptima como resultado.
  • SEO técnico. Son estrategias encaminadas a mejorar los elementos de un sitio web, como: la legibilidad, velocidad, capacidad de respuesta móvil, arquitectura, indexación, estructura de datos, etc.

Ten en cuenta que no todas las empresas optimizarán su sitio web de la misma manera y, por lo tanto, no todos los SEO seguirán el mismo proceso estratégico.

El punto de inflexión será examinar el nicho de mercado, descubrir qué es importante para la audiencia y desarrollar una estrategia que exponga el contenido correcto frente a dicho público.

Los tipos básicos de SEO son: SEO on page, SEO off page y SEO técnico

¿Cómo crear una estrategia de SEO?

1. Evalúa tu sitio web.  Primero, hemos de hacer un balance de lo que tenemos. La experiencia del usuario es la prioridad cuando se trata de optimizar un sitio, así que asegurémonos de que estamos trabajando en un sitio que valga la pena optimizar.

La mala experiencia del usuario hace que los usuarios abandonen ciertas páginas y eso puede dañar su clasificación.

2. Establece tus objetivos SMART. Sin objetivos claros, es difícil seguir el progreso o el éxito de una campaña. Lo bueno de los objetivos SMART es que pueden ser tan grandes o pequeños como quieras.  Hay una serie de claves que puedes considerar para tus objetivos cuando se trata de SEO.

Puedes elegir establecer objetivos específicos para cada aspecto genérico, o incorporar los factores más significativos en un objetivo. Lo que pretendemos lograr es que sea fácil la recopilación de datos, y rastrear el progreso mediante el uso de programas de análisis adecuados.

3. Estudia a tu competencia. La optimización en los motores de búsqueda es de base un proceso competitivo. Solo hay 10 enlaces en la primera página de resultados, y la competencia puede ser bastante dura si queremos aparecer en esos lugares.

Afortunadamente, no estás compitiendo por el ranking con una sola palabra clave.  El éxito de tu competencia puede ser una gran guía para alcanzar tu propósito.

4. Realiza una auditoría SEO. Lo primero es lo primero, debes saber dónde estás y cómo. ¡Es difícil medir la mejora en las clasificaciones de SEO cuando no tienes ni idea de por dónde empezaste!

La auditoría de tu sitio es un elemento importante para desarrollar tu estrategia porque te ayuda a establecer una comprensión básica e identificar fácilmente dónde se sitúan los márgenes de mejora.

En este apartado detectaremos:

  • Si el diseño de tu sitio web es o no usable, fácil de navegar y confiable.
  • Si hay algún problema técnico que esté causando que tu sitio se cargue lentamente
  • Si los enlaces funcionan correctamente y envían a los usuarios al destino correcto.
  • Si el rendimiento en las páginas de resultados del motor de búsqueda (SERP) es coherente con las palabras clave elegidas
  • Si el contenido de tu sitio está optimizado para garantizar mejores conversiones
  • Etc.

5. Palabras clave naturales y palabras clave semánticas. Por lo general, hay dos enfoques diferentes en el desarrollo de contenido para SEO:

  • Planifica todas tus palabras clave de antemano y luego incorpóralas a tu contenido. A menudo, se desarrolla un resumen de este con una idea aproximada de dónde se utilizarán las palabras clave.
  • Escribe tu contenido de forma natural como borrador y luego optimice las palabras clave.

Ambos métodos funcionan. La idea es incluir las palabras clave de forma natural, y también las palabras relacionadas semánticamente o LSI (Latent Semantic Indexing).

Para ello podemos utilizar la búsqueda de Google (o cualquier herramienta de investigación de palabras clave), y utilizar la función “búsquedas relacionadas con …” o “palabras clave similares a …”. 

¿Qué áreas se deben optimizar?

  • Meta Tile. Lo importante aquí es que tu palabra clave principal esté presente. Nuevamente, debes ser natural y contextualmente relevante. Más importante aún, ya que es el enlace azul que se muestra en los SERP este debe destacarse.
  • Encabezados y subtítulos. Usa tu palabra clave objetivo principal y las palabras clave secundarias con moderación y naturalidad.
  • Meta Description. Este será el fragmento que se muestra en los SERP, por lo que afectará al CTR. Incluye tus palabras clave de destino de forma natural y asegúrate de que sea llamativo.
  • Usa palabras clave apropiadas en los atributos de texto alternativo de las imágenes.
  • La URL. Para una buena práctica, haz que esta sea corta, utilizando las palabras clave objetivo más relevantes para el tema de tu página web.

6. Valor del contenido. Las grandes estrategias se basan en la creación de contenido de calidad y un SEO de la página totalmente optimizado. El contenido del sitio web, como los blogs, debe contener las palabras clave que tus clientes pueden estar buscando. Pero también es importante que proporcione valor al:

  • Informar a los visitantes del sitio sobre un tema determinado.
  • Dar respuestas a una pregunta que puedan estar formulando.
  • Brindar soluciones a un problema que puedan estar experimentando.
  • Ofrecer más información sobre un servicio, producto o evento.

El contenido es excelente para mejorar tu estrategia de SEO. Y también es una herramienta poderosa cuando este es interesante y fácil de compartir en las redes sociales.

7. Enlaces internos y externos. Los enlaces internos pasan su “valor” de enlace de página a página, y los enlaces externos confiables e informativos ayudan a mejorar la credibilidad de un sitio web. Es decir, proporcionan una buena experiencia de usuario al posicionar tu contenido como un recurso valioso.

Por otro lado, los enlaces internos permiten a los motores de búsqueda encontrar y rastrear otras páginas de tu sitio. También muestran  relaciones semánticas  entre varias páginas, lo que ayuda a determinar mejor la relevancia en base a las consultas que se realicen en un buscador. Como regla general, debes intentar incluir al menos de 2 a 4 enlaces internos por publicación del blog.

8. Respuesta móvil. Los estudios muestran que el número de usuarios de teléfonos inteligentes supere los 4.700 millones en 2020. Google ha realizado cambios en su algoritmo para priorizar los resultados de búsqueda optimizados para dispositivos móviles. Para crear una estrategia de SEO que tenga esto en cuenta, tu sitio web debe constar de lo siguiente:

  • Tiempos rápidos de respuesta móvil.
  • Texto formateado para ajustarse a pantallas más pequeñas.
  • Imágenes que no ralenticen la capacidad de respuesta de tu sitio.

9. Archivo Robots.txt. Se trata de un archivo de texto simple que se incluye en todo sitio web. Su trabajo es dar instrucciones de indexación a los rastreadores de los motores de búsqueda.

Cada instrucción permitirá o bloqueará al rastreador para que no indexe rutas de archivos específicas. Además, el archivo robots.txt constituye una práctica estándar, y se utiliza para evitar que se indexen archivos, páginas web y directorios no esenciales.

10. Utiliza un Sitemap. Los mapas de sitio XML son básicamente un índice de todas las páginas de un sitio web para ayudar a los motores de búsqueda a encontrarlas y mejorar la navegación.

En líneas generales, dicho archivo asegura que Google pueda detectar todas las páginas importantes, y ayuda a interpretar la estructura de una web. Además, actúa como “modo a prueba de fallos” si el rastreador no accede a todos los enlaces del sitio.

11. Enlaces rotos y redireccionamientos. Los enlaces rotos y los redireccionamientos ocurren al mover contenido, o al cambiar el nombre de las URL de las páginas, pero sin actualizar los enlaces. Es un error común.

No obstante, generan una mala experiencia de usuario. Además, no son óptimos para el SEO ya que el rastreador no puede indexar contenido inexistente. Una simple auditoría del sitio, o acceder al Search Console de Google nos pueden ayudar a detectar este tipo de problemas.

12. Medición y rastreo de resultados.  El SEO puede ser un proceso largo y de mucho esfuerzo.  Hay muchas métricas que puedes rastrear diaria, semanal o mensualmente para mantener tu plan en marcha y medir tu éxito.

Crea un panel de control periódico para controlar la cantidad de tráfico que llega a tu sitio web desde la búsqueda orgánica. Además, el seguimiento de páginas indexadas, clientes potenciales, ROI, enlaces entrantes, palabras clave y su clasificación real en los SERP pueden ayudarte a optimizar e identificar nuevas áreas en donde expandirte oportunamente.

Etiquetas: , , , , ,

Montse Mansilla
Experta en SEO/SEM, Digital Analytics Consultant y Social Media Strategist. Colaboradora de varias escuelas de negocios de prestigio y formadora in-company